Alberte A. Pereira: “Se invierte mucho tiempo en producir imágenes y muy poco en editar”

Alberte A. Pereira

Alberte A. Pereira

Alberte A. Pereira (A Guarda – Galicia, 1964) posee una mirada inquisitiva como si pudiese sólo con sus ojos llegar al fondo de un alma o, en este caso, encontrar una foto donde aparentemente no la hay. Como a él le gusta decir, como buen gallego, capaz de quitar una foto en una escena aparentemente anodina. De movimientos tranquilos y voz suave, es uno de los fotógrafos que más reflexionan sobre la fotografía de calle en España actualmente, tratando de quitar aristas, procurando llegar al fondo de lo que es hacer Fotografía en mayúsculas. Alberte es un estudioso de la fotografía y sus reflexiones sinceras, las vuelca en su blog sin importar las principales corrientes o modas. Charlar con él siempre es una lección fotográfica capaz de abrirnos los ojos y descubrirnos un punto de la fotografía que desconocíamos que existía.

Y os doy una recomendación, si no le encontráis en Galicia, es bastante probable que esté quitando fotos en Porto (Portugal). Me sucedió hace un par de años en el mercado de Bolhão, cuando le encontré charlando animadamente con otros fotógrafos portugueses, enamorado de la luz de aquella ciudad, documentando los cambios que se producen en ella, lenta e inexorablemente. 

Crisol Street Photography. – ¿Hacer, disparar o quitar fotos?

Alberte A. Pereira. – Quitar fotos. Además de ser una expresión muy gallega, sobre todo por lo que realmente significa y que [José Manuel] Navia definió muy bien: la Fotografía es ir quitando elementos del encuadre hasta quedarte con lo que tu quieres, con lo importante y esencial. Esto tiene poco o nada que ver con la acción de apretar un botón.

CSP. – Tu trayectoria en la fotografía es amplia, te compraste tu primera cámara analógica en los 80. Sin embargo, no comienzas a trabajar en serio tu fotografía hasta 2012. ¿Qué es lo que reinicia tu interés?

AP. – En los 80, lo que hacía era fotografía de mis viajes familiares y creo que no era muy consciente de lo que significaba la fotografía.  Eso sí, el interés siempre lo tuve, no hay un reinicio, son más bien las circunstancias de la vida. Durante muchos años, me dediqué a otras cosas y siempre que me involucro en algo, lo hago poniendo toda la carne en el asador. Las circunstancias cambiaron y le he podido dedicar más tiempo a la fotografía que ahora mismo es una pasión con la que disfruto mucho.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – ¿Consideras que cualquier momento es bueno para iniciarse o reengancharse a la fotografía?

AP. – Pienso que, si algo te gusta y apasiona, sí.  No es cuestión de edad, es cuestión de ganas y convencimiento. Otra cosa importante son las limitaciones físicas -dependiendo del género fotográfico al que te quieras dedicar-. En la fotografía de calle, se gasta mucha zapatilla y claro, iniciarse a cierta edad, puede ser un hándicap. Yo de momento voy tirando [ríe].

CSP. – Has impartido talleres de street photography, ¿por dónde crees que deberíamos empezar a aprender “en serio”?

AP. – Yo presupongo que cuando alguien asiste a un taller, sea del tipo que sea, es porque tiene interés. Los que asisten a los que yo imparto, lo tendrán por la fotografía de calle o documental. Lo primero es, por tanto, tener interés y tomarse en serio la fotografía. Con este presupuesto inicial lo demás es trabajo, estudio, perseverancia, autocrítica… y no tener prisa.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – Eres un amante del color, pero previamente trabajaste en blanco y negro e incluso realizaste alguna exposición. ¿Qué es lo que te hizo evolucionar y ser colorista?

AP. – Siempre me gustó el blanco y negro y mis inicios fueron monocromáticos. Supongo que es debido a que en mi infancia todas las fotografías que veía en casa eran así. Después de un tiempo, me di cuenta que me faltaba algo y era el color. Al fin y al cabo, vemos el mundo en color. Creo que cada cual debe hacer lo que más le guste y a veces para un proyecto puede ir mejor el color y para otros blanco y negro. Cada uno tiene que decidir en cada momento y en función de un resultado concreto. Actualmente, se ven muchos trabajos donde se combinan las dos opciones y funcionan.

Yo ahora mismo, sólo hago color, porque considero que es como mejor expreso lo que veo, pero no descarto nada.

CSP. – La visión fotográfica de Eduardo Momeñe es uno de los libros que más te influenciaron. ¿Qué consejos nos puedes dar a aquellos que nos acerquemos a la obra? ¿En qué deberíamos fijarnos?

AP. – No sé si la palabra es influencia. Realmente es el libro que me guió hacia la fotografía de calle, ya que cuando lo leí por primera vez, hacía un poco de todo. Ahí conocí a autores como Friedlander, Winogrand, Meyerowitz… Investigando su obra, me di cuenta de que ese tipo de fotografía era la que más me gustaba con diferencia. Fue así como empecé a hacer fotografía documental, de calle.

Sobre los consejos que podría dar sobre ese libro, sólo recomendar su lectura. Me parece muy interesante para cualquiera que se acerque e inicie a la fotografía. En todo caso, seguir los propios consejos de Momeñe en el libro es lo mejor que se puede hacer.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – Has afirmado que “no quiero contar nada en particular, sólo ser testigo.” ¿Crees que a pesar de todo estás realizando un trabajo como fotógrafo documental?

AP. – Siempre digo que la fotografía de calle es la expresión estética y documental de una época y de un lugar. Cuando registramos en nuestras fotografías una ciudad, un lugar, un pueblo, un evento… estamos creando documentos gráficos de ese lugar en ese momento histórico concreto. Somos testigos de ello y si lo registramos gráficamente, el paso del tiempo hará que adquiera más valor documental, pero de hecho ya lo es.

CSP. – ¿Por qué consideras que el término fotografía urbana es un término reduccionista?

AP. – Sé que el ámbito urbano es donde más se practica y el que posiblemente te dé más posibilidades. En el que, de alguna forma, nació tal y como hoy se entiende la fotografía de calle. Pero yo considero que es fotografía sin más, al aire libre, en los espacios públicos. Y mi pueblo o cualquier otro es tan fotografiable como cualquier gran ciudad. Y tenemos muchos ejemplos de fotógrafos que han realizado grandes trabajos  documentales en entornos rurales, periféricos, en playas o en zonas de montaña.  Quizás el componente documental tendrá más peso que el estético. Pero eso para mi es un plus, suma, no resta.

Ya he escrito sobre eso en mi blog, ahí se puede consultar alguno de los ejemplos que pongo, que siempre es más gráfico.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – Has definido que “la fotografía de calle debe ser espontánea y natural. No utilizar posados ni modificar el escenario”, ¿sigues manteniendo la misma opinión?

AP. – Sí, para muchos es la condición sine qua non de la fotografía de calle y por supuesto que para mí también, que sea no posada y natural. Pero hay otras opiniones que coinciden parcialmente con este planteamiento y son respetables también. En todo caso, es fotografía. Dejemos que la gente haga fotografía libremente.

CSP. – ¿La fotografía de calle sirve para tomar partido respecto las relaciones de los de arriba respecto a los de abajo?

AP. – Supongo que eso va a depender de la ideología de cada uno.  Ideológicamente, me sitúo en la izquierda y con los de abajo.  Por lo tanto, siempre que es posible me gusta dar visibilidad a las reivindicaciones de los más castigados.  Pero tal vez para posicionarse más claramente, es necesario realizar trabajos específicos y enfocados explícitamente a ello, de corte más social.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – ¿Consideras que cuando salimos a la calle debemos llevar algo en la cabeza o simplemente fluir y esperar que la ciudad nos ofrezca sus propias imágenes?

AP. – Yo prefiero ir con la mente totalmente despejada, libre, sin prejuicios y con los ojos bien abiertos. Salir a la calle con ideas preconcebidas, a mí, me limita. Prefiero dejarme llevar y que las imágenes surjan, encontrarme con ellas. Después, seguro que aparecerá un discurso, bien sobre un lugar o sobre un tema concreto.

CSP. – “Debemos hacer fotografía para nosotros mismos, no para los demás.” ¿Cómo gestionamos esto en un mundo de Instagram y Facebook cuando estamos tan atentos a los likes?

AP. – Yo creo que no se puede confundir la fotografía con las redes sociales.  Las redes sociales sólo son un medio de difusión que puedes utilizar o no, y en las que, por lo general, se genera bastante ruido y la visualización de imágenes es efímera. Aunque no todo lo que se ve en las RRSS es negativo, hay fotógrafos de mucho prestigio, incluso de Magnum, que comparten sus fotografías en las RRSS.  En ese sentido, mantengo la idea de que debemos fotografiar para nosotros mismos, haciendo libremente lo que nos llena y gusta a nosotros y no pensando en los “likes”.  Después, cada uno es libre de difundir sus fotografías donde quiera.  Para mí, lo importante es “cómo” fotografío, como veo yo el mundo e intentar captarlo a mi manera, aún sabiendo que a mucha gente no le gustará y no le dará “like” a las que pueda compartir en las RRSS, que en ningún caso es mi objetivo.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – Has aconsejado ver mucha fotografía de los grandes fotógrafos que más nos gusten o encajen en nuestro estilo, seguirlos, adquirir cultura visual y después fotografiar, siendo muy autocríticos y selectivos. ¿Deberíamos ser más humildes y realizar una fotografía más reflexiva y pausada?

AP. – No soy mucho de dar consejos porque yo mismo intento seguir aprendiendo cada día y no soy nadie para dar consejos. Lo que sí he reflexionado y he comentado en más de una ocasión, es que yo lo hago. Veo mucha fotografía de los grandes e intento adquirir cultura visual, no para imitarlos, sino para a partir de ahí intentar hacer algo diferente, consciente de la dificultad que eso entraña, porque básicamente ya está todo hecho. Y cada vez estoy más convencido de que hay que ver todo tipo de fotografía, no sólo de calle y documental, porque la diversidad enriquece. Aunque después yo sólo haga documental.

Ser autocrítico y selectivo es fundamental, no nos debe valer todo. Más bien lo contrario, de lo que hacemos aprovecharemos una ínfima parte.  Alex Webb en su día dijo que el 99,9% de las fotografías que hacía las deshechaba. ¡Y eso lo hace Webb!

Y ser humildes es positivo. Es un valor, una virtud que debería estar siempre presente en todas las facetas de la vida, que engrandece. Aunque en este pequeño mundo fotográfico quizás abundan más los egos que la humildad.  A mí, personalmente, a veces me cuesta ir a ciertos eventos fotográficos porque me miran por encima del hombro. Sé que no soy nadie en este “mundillo”, pero lo que hago lo hago con humildad, honestidad e intento que sea digno.

En cuanto a la reflexión y a la pausa, estoy de acuerdo. Me da la sensación de que se invierte mucho tiempo en producir imágenes y muy poco en editar. En ese sentido, y enlazando con lo comentado  respecto a las redes sociales, la inmediatez se impone y a veces tenemos demasiada prisa por mostrar las imágenes. Pienso que deberíamos invertir más tiempo en la edición y no tener tanta prisa.

CSP. – ¿Qué autores nos recomiendas por su accesibilidad?

AP. – Si hablamos de foto de calle y accesibilidad, casi son incompatibles. Joel Meyerowitz acuñó una frase que lo dice todo al respecto. La fotografía de calle es “difícil que guste, difícil de ver y difícil de hacer”, por lo tanto poco accesible en todos los sentidos, ¿no?

Recomendaría a [Lee] Friedlander, para mí es un imprescindible junto a [Garry] Winogrand y Joel Meyerowitz y el menos conocido Leon Levistein.  Pero también lo son Harry Gruyaert, Alex Webb, Saul Leiter, Trent Park y una larga lista. Más actual, reconozco que tengo admiración por gente como Eamon Doyle, además de un montón de fotógrafos españoles, entre los que se encuentran todos los del colectivo tristemente desaparecido, Calle35.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – Uno de tus principales activos es tu blog, incluso ha sido nombrado como uno de los 50 blogs de fotografía a seguir en castellano. En algunas ocasiones, tanto por su continente y su contenido, ¿por qué iniciaste el blog? ¿Qué finalidad tenía en aquel momento?

AP. – ¡Y yo que pensaba que mi principal activo eran mis fotografías! Tendré que dedicarme a escribir entonces. [Ríe]

El blog nace al mismo tiempo y como parte de mi web. Por un lado, quería tener un espacio donde mostrar mis fotografías y, al mismo tiempo, poder compartir mis experiencias y reflexiones fotográficas.  El blog nace como una parte más de la web sin ninguna pretensión más allá  que poner por escrito mis experiencias o descubrimientos de autores.

CSP. – QuitarFotos es tu nuevo proyecto fotográfico junto a Marcelo Caballero; Jordi Simón y Juan Luis Sánchez. ¿Cómo se inició? ¿De dónde parte la idea? ¿Qué rol posee cada fotógrafo?

AP. – Sí, QuitarFotos es un proyecto colectivo muy ilusionate en el que estamos invirtiendo mucho esfuerzo y creo se está viendo recompensado con una buena acogida.

QuitarFotos, como señalamos en nuestro manifiesto, es un espacio de diálogo y de propuestas visuales y nace, sobre todo, con la idea de dar difusión a proyectos de calle y documentales. Además, también tenemos un blog en el que los diferentes integrantes de QF aportamos reflexiones, entrevistas, difundimos actividades del grupo y damos la oportunidad a diferentes fotógrafos a que muestren como entienden la fotografía a través del entrelíneas.

Así mismo contamos con la colaboración de Leire Etxazarra, una fotógrafa vasca, que aporta su grano de arena hablándonos de libros, fotógrafos y sus experiencias.

Acabamos de nacer, pero ilusión no nos falta y esperamos que lo que estamos haciendo sea del agrado de, al menos, todos los amantes de la fotografía documental.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

CSP. – ¿Consideras que los fotógrafos deberíamos lanzarnos a presentarnos a algún premio de street o de algún proyecto colectivo tipo WeStreet2015?

AP. – Personalmente, me he presentado a varios concursos. En algunos, he obtenido el reconocimiento de ser finalista, como en Miami, San Francisco -dos veces-, Londres… En mi caso no es por el premio, es más por someter mi trabajo al juicio de personas que no tienen ningún tipo de relación conmigo y, si al final aparezco en una lista de finalistas o ganara un premio, pues lo veo como en reconocimiento a lo que hago, nada más. Pero no lo considero un deber, es una opción personal que cada quien debe valorar.

Respecto a  WeStreet2015 no lo conozco, no sé de que va, no te puedo decir nada al respecto.

CSP. – ¿Cómo ves, en general, el mundo de la fotografía en la actualidad?

AP. – Yo lo veo bien, interesante y diverso. Hay una producción de proyectos muy interesantes sin salirnos de la Península Ibérica, que van desde lo más clásico hasta lo que llaman fotografía contemporánea.

Yo personalmente, y aunque hay mucho apocalíptico hablando de la muerte de la fotografía, creo que vive un gran momento. Lo que pasa es que a muchos les cuesta asumir o quizás asimilar los nuevos tiempos, las nuevas herramientas y la denominada democratización de la fotografía. En ese sentido coincido plenamente con Pau Buscató, que en una entrevista que le hice una pregunta similar, para QuitarFotos, dijo que “la fotografía estará a salvo mientras haya gente que la ame”.

(c) Alberte A. Pereira

(c) Alberte A. Pereira

This entry was posted in Interview and tagged .

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*