Joan Fontcuberta. Imago, ergo sum

Por Marcos Ros

De su trabajo "Sputnik" - © Joan Fontcuberta

De su trabajo “Sputnik” – © Joan Fontcuberta

Fontcuberta está considerado como uno de los fotógrafos actuales más relevantes de Europa y una de las voces más reconocidas y respetadas en el panorama internacional. La muestra Joan Fontcuberta. Imago, ergo sum (hasta el 27 de marzo de 2016 en la sala Canal Isabel II de Madrid) recoge una amplia selección de algunos de los proyectos más significativos de Joan Fontcuberta, desarrollados entre 1984 y 2014: Herbarium, Sputnik, Securitas, Trepat o Milagros & Co. La selección de obras se ha realizado en torno a dos de los grandes temas del autor: la verosimilitud de las imágenes y los dispositivos de transmisión de ideas.

Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955) decide en esta selección poner patas arriba lo que nosotros entendemos como fotografía. Para él, ese documento, esa prueba de verdad irrefutable que ha trascendido los medios de comunicación es un elemento con el que juega y con el que trata de engañar al espectador. Porque nos creemos a pies juntillas el discurso expositivo que despliega Fontcuberta, en esos cuentos que son a todas luces irreales e inverosímiles pero que nuestra mente le cuesta aceptar como imposibles. Al fin y al cabo, no vas a una exposición para ser engañado. ¿O sí?

De su trabajo "Herbolarium" - © Joan Fontcuberta

De su trabajo “Herbolarium” – © Joan Fontcuberta

Pero es el objetivo último de este fotógrafo que es artista, comisario, ensayista y docente. Porque el artista juega con los estilos, la historia, los discursos, la metodología de la imagen y la comunicación con el único objetivo de generar un espectador escéptico, que no se crea lo que está viendo y la narración que está recibiendo.

Según él, el automatismo de la cámara enfatiza la idea de una verdad de una imagen, donde no hay manipulación. Es decir, el medio fotográfico muestra la realidad. Sin embargo, esa realidad mostrada se encuentra condicionada por la destreza técnica, el bagaje cultural y el medio de transmisión de la fotografía. Para él, existe un filtro incluso cuando se realiza la toma. Ante esto, le gusta ser subversivo, quiere que el espectador tome partido, que se cuestione lo mostrado incluso estando en un museo, aunque las imágenes se encuentren dentro de un contexto aparentemente verosímil.

De su trabajo "Miracles & Co" - © Joan Fontcuberta

De su trabajo “Miracles & Co” – © Joan Fontcuberta

Cada uno de sus proyectos están tremendamente detallados, relatando una historia tratando de hacerla verídica. Sin embargo, también hace uso del humor para desacreditarse, de la ironía para que las piezas no encajen y el propio espectador, haciendo uso de la lógica, comience a percatarse de que cada una de las pruebas dispuestas no encajan. Considera que toda objetividad es debatible. Toda fotografía puede no ser real.

This entry was posted in Exhibition Visits.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*