Levi Shand: “el reto en Fotografía es demostrar que puedes apoyarte en ti y por ti mismo”

Por Marcos Ros

Selfportrait – © Levi Shand

Self-Portrait – © Levi Shand

Tengo que confesar que he andando procrastinando a la hora de realizar esta entrevista porque no sabía muy bien cómo enfocarla. Lo mejor de todo es que estoy convencido de que Levi Shand me mostraría cierta simpatía porque, según me confesó en algún momento de este año, él estuvo “dejando para mañana” el aprender español durante los cuatro años que vivió aquí.

Nativo de Indiana (EEUU), seguramente, no sufriría un gran choque cultural cuando llegó a Zafra (Extremadura) en 2010 puesto que él no provenía de un ambiente urbano. Sin embargo, Levi nunca llegó a entender algunas costumbres españolas como, por ejemplo, la mala costumbre que tienen las personas mayores en saltarse las colas como si nadie pudiese llegar a darse cuenta. También es cierto que bien supo vencer nuestro carácter y construir un grupo de fotografía en Madrid (Crisol Street Photography) durante los dos años que residió en Madrid (2013-2015) tras su retorno de Tailandia donde vivió un año y medio.

Aplomo y adaptabilidad es algo que bien podrían definirle. Sin perder el gesto, manteniendo una media sonrisa y enarcando una ceja podía desarmar a cualquier persona que pudiese estar recriminándole el hecho de haberle tomado una fotografía en medio de la calle. Sin perder la compostura, sin encogerse, es capaz de transformar ese momento de ira en una conversación entre personas civilizadas posiblemente haciendo creer a la otra persona que, puesto que es extranjero, no le llegaba a entender muy bien.

En el fondo, no creo que yo hiciese un poco el vago. Es posible que estuviese esperando el momento para que desde cierta distancia pudiésemos hablar sobre el pasado, el futuro y sobre Fotografía. La conversación se desarrolla a través Skype, ya que Levi se ha marchado de España durante una temporada larga, mientras se entrecruzan recuerdos y me insiste en hablar en español porque hace un mes y medio que no lo practica. Desde luego que es un favor que estoy dispuesto a concederle, aunque puede ser que en realidad me lo estuviese haciendo a mí.

Crisol Street Photography. – Aparentemente, eres una persona que no ha parado de descubrirse a sí mismo, ya sea por los viajes hacia España y Tailandia, y también por los trabajos que has tenido a lo largo de tu vida.

Levi Shand. – Bueno, en realidad, pienso en eso más bien como una herencia, ¡lo llevo en los genes! Mi padre y mi madre también han llevado una vida parecida a la mía. Por ejemplo, en el caso de mi padre ha tenido muchísimos trabajos y ha cambiado mucho a lo largo de su vida. Actualmente, parece que ya se ha tranquilizado y parece feliz conduciendo un autobús, pero ha sido transportista, ha limpiado chimeneas o ha sido carnicero entre otras cosas. Quién sabe, tal vez me sorprenda y cambie otra vez.

Pienso que mi tendencia a cambiar de ocupaciones puede deberse a una búsqueda interior, aunque también puede que se deba a que simplemente soy así. Todavía no sé si mi vida será una búsqueda amplia y vasta o si voy a encontrar algo que me interese mucho más.

Cafelito

© Levi Shand

CSP: – Pero, teniendo en cuenta que has trabajado en un banco, te has definido como un escritor de ficción, has participado en la redacción de un libro y en el guión de un videojuego; que en España y Tailandia has sido profesor y también te defines como fotógrafo, ¿ya has encontrado algo que no te aburra?

LS. – A lo largo de mi vida, he tenido muchos pasatiempos. Me he dedicado a la escritura, he dibujado, me he dedicado a las artes plásticas hasta que he llegado a la fotografía. Lo cierto es que pienso en Fotografía todo los días y no me canso. Es la primera cosa que no me aburre. La estudio y la practico sin parar. Puede que llegue el día que lo haga, pero definitivamente no lo ha hecho.

CSP: – Pensaba que era una actitud más americana, el de la búsqueda del cambio constante. Porque pasar de las finanzas a escribir es un cambio bastante radical.

LS. – No sé. Ten presente que EEUU tiene una población de 350 millones de habitantes y supongo que habrá un porcentaje de personas que pueden haber tenido el mismo estilo de vida que he llevado hasta hace poco. Es probable que en España también exista ese porcentaje, pero lo cierto es que el número es muy pequeño. En cualquier caso, en España, elegís a qué os vais a dedicar muy pronto, sobre los 16 años, en América lo podemos elegir a los 18 o a los 22, depende de cada persona. Pienso que aquí [en EEUU], la idea de flexibilidad a la hora de cambiar de ocupación y carrera es más amplia y por lo tanto más normal.

CSP: – En España, el fracaso es como un estigma, algo que te marca para siempre como perdedor, pero parece que en EEUU se contempla con normalidad el probar algo y fracasar varias veces en tu vida.

LS. – Depende de tu campo, si estás trabajando en informática y te quedas en una empresa durante más de tres años, sí que tienes un estigma. La gente te puede llegar a preguntar cuál es el problema, porqué no avanzas, no cambias, no creces. Esto es bastante nuevo. La generación de mis padres no era así. La idea de lealtad hacia una empresa era la regla.

Silverdollar

© Levi Shand

CSP: – Me interesa esa actitud vital porque tu relación con la fotografía es como un descubrimiento. Nacido en Indiana, que lo has definido como un lugar “un lugar en medio de ningún sitio”, no es hasta cuando llegas a España cuando te compras la primera cámara de fotos. ¿Indiana no te inspiraba?

LS. – La verdad es que empecé a hacer fotos en las clases del Instituto y lo disfruté muchísimo. Pero en esa época y durante diez años, a lo que yo quería dedicarme era a la literatura. Por eso, me enfoqué en la lectura, en estudiar cómo escribir bien, investigando a los grandes, por ello no me enfoqué en la fotografía en un primer momento. Pero, a pesar de lo dicho anteriormente, soy la oveja negra de mi familia. Mi familia siempre se ha establecido en Indiana y ninguno de ellos ha viajado a ningún lado. También es cierto que nadie quiere hacerlo. Por ello, decidí tratar de documentar ese mundo desconocido para mi familia y que yo iba a tener la oportunidad de ver.

CSP: – Por eso compraste tu primera cámara una Canon G11, aunque sin llegar a plantearte a llegar al nivel que tienes hasta ahora.

LS. – Sí, me compré aquel tanque cuando vine a España (Risas). Lo cierto es que me dediqué a hacer street photography sin saber qué era lo que estaba haciendo. Hacía fotos a gente interesante en la calle, simplemente y sin mayores pretensiones.

CSP: – Según tengo entendido tu momento de epifanía fue cuando estabas intentando hacer unas fotos a unas olas sobre unas rocas en Portugal y el mar casi te arrastra.

LS. – Ese fue el momento en el que descubrí que podía hacer fotos con arrojo, sin preocuparme excesivamente de las consecuencias. La verdad es que me llevé un buen susto, porque fue un momento peligroso y afortunadamente no morí (risas). Me percaté del peligro a posteriori y me dí cuenta que podía hacer cualquier tipo de fotografía en la calle tranquilamente, sin preocuparme en exceso de lo que me envuelve.

Wroth-Sea-bw

© Levi Shand

CSP: – En cualquier caso, la foto la conseguiste, porque la cámara se estropeó.

LS. – Definitivamente fue el fin de la cámara, aunque se recuperó a medias unos días más tarde. Pero ya no funcionaba igual, por eso al final dejé de usarla durante un año y medio y abandoné la fotografía otra vez. Pero la cámara acabó en manos de una amiga mía en Tailandia y espero que esté disfrutando de ella todavía. En Tailandia, compré la Nikon D7100 e hice muchas fotos en la jungla, ya que literalmente vivía en ella. Hice fotos de plantas, de templos y de todas las cosas que te puedes encontrar ahí.

CSP: – La cámara no funciona, te pasas un año y medio sin hacer fotografías y te compras la Nikon. En ese momento, ¿decides dedicarte a la fotografía?

LS. – No, un poco antes. Durante el año y medio que estuve haciendo fotografías, abandoné mi cuenta de Flickr y no la comprobaba. Tras un tiempo, entré y descubrí que había recibido dos mensajes. El primero de ellos era de un canal de TV de hogar y jardinería que me pedía permiso para poder usar una de mis fotos. Esa oportunidad la perdí. El segundo mensaje era de un profesor de arquitectura e historia, David Beynon, que me pedía usar una foto de un templo de Tailandia en un libro de texto. Afortunadamente, una de mis fotos forma parte del libro Digital Archetypes.

Tras esto, pensé mierda, si hay gente interesada en mis fotos con una cámara muy básica, ¿qué podría pasar si compro una cámara más avanzada y mejor? Por eso, compré la cámara réflex en Tailandia y desde entonces no he parado de hacer miles de fotos.

The-Bros

© Levi Shand

CSP: – Estás en Tailandia, en medio de la jungla, no tienes acceso a ninguna academia ni a ninguna escuela, ni a nadie que te pueda enseñar. ¿Por dónde empiezas?

LS. – Yo aprendo mejor visualmente. Puedo leer una misma frase veinte veces y no llegar a asimilarla nunca, pero si veo a alguien haciéndolo, boom, enseguida lo comprendo y lo interiorizo. Por eso, prefiero ver vídeos de gente en acción. Mientras estaba en Tailandia, encontré muchos recursos en Internet como por ejemplo Lynda y la página de Steve Huff. Sobre street, estuve estudiado vídeos de Fred Fogherty, que desgraciadamente falleció hace poco. Con él, aprendí que cualquier persona puede hacer fotos en la calle o en público y el acto en sí tenía un nombre “Street Photography.”

CSP: – Cuando ya vuelves a España, defines tu estilo como un intento de aislar a las personas dentro de las geometrías de la ciudad, sin embargo ese estilo ha cambiado…

LS. – Sí, comparándome con lo que hacía entonces, disparo menos y pienso más. Había una época, en la que podía salir a la calle y hacer 200 fotos. De esas, podía quedarme con el 10%. Actualmente, estoy disparando con película y de esas 36 fotos igual me quedo con un 35-40% que las considero usables. Estoy más satisfecho porque creo que estoy haciendo una fotografía más reposada y más pensada. En parte gracias a las limitaciones lógicas que te impone el formato químico.

© Levi Shand

CSP: – También has afirmado que prefieres el walking al fishing, ¿tienes algún modo predefinido de hacer street photography?

LS. – Lo que suelo hacer es andar y buscar momentos verdaderamente únicos. Hoy en día, veo mucha fotografía y la encuentro muy básica o banal de momentos en la calle, con gente andando o pasando delante de una pared. Personalmente, necesito algo más que una sombra interesante o una geometría de arquitectura detrás de un sujeto. Me enfoco más en lo que le está sucediendo a la persona o lo que está haciendo. Por eso hago menos fotos, porque mi definición de qué puede ser interesante en mi fotografía está siempre cambiando y desarrollando y se está haciendo más selectiva.

CSP: – ¿Crees que el paso al analógico a provocado ese cambio de una fotografía más intuitiva a una más reposada?

LS. – Puede ser también que me sienta mal cuando vea una foto mala que haya hecho. Una foto en la que evidentemente no estaba pensando en nada. Entonces, me siento frustrado y me tengo que castigar de alguna forma, porque no siento como mía una foto que en realidad no vale la pena o es una media idea. Para mí, el esfuerzo resultó insuficiente. También es cierto que no tengo mucha paciencia conmigo mismo.

Sabes-que-te-Digo

© Levi Shand

CSP: – Siempre has afirmado que una cámara réflex no es la mejor opción para hacer street, sin embargo, tienes una Nikon D7100 con un objetivo de 35mm, también has usado una Olympus OM20, te has comprado una Yashica FX, finalmente has adquirido la Contax RX… Todas son réflex, ¿una gran contradicción?

LS. – No, simplemente abandoné la idea de que para hacer street tienes que ser sutil y pasar completamente desapercibido. No me siento haciendo algo malo cuando estoy haciendo fotos en la calle, por eso no creo que debamos escondernos. No tengo miedo a la posibilidad de enfrentarme con alguien por ello. Por eso, he estado usando la Contax RX que es una cámara analógica que te cubre la cara completamente. Una cámara más pequeña te puede ayudar a hacer fotos, pero si te soy sincero la próxima cámara que pienso comprar es una cámara de medio formato telemétrica, la Mamiya 7-II.

CSP: – Veo que te has pasado a la fotografía analógica definitivamente.

LS. – Para mí, un fotógrafo que no sabe cómo manejar una cámara sin automatismos o sin la ayuda de ella, no es un fotógrafo completo. Tienes que saber cómo funciona completamente la máquina que tienes en tu mano y ser capaz de manejarla completamente de forma manual. Mi próximo paso es aprender a revelar y positivar mis propias fotografías, por eso estoy enfocado en desarrollar mi fotografía en analógico.

CSP: – Principalmente, hay dos maneras de entender la Fotografía. Una de ellas es la búsqueda del instante decisivo como hacía Cartier-Bresson y la otra es la búsqueda de una imagen coral con distintas fotografías como hacía Robert Frank. ¿Qué tipo de fotografía crees que haces tú?

LS. – Si echas un vistazo a mi página de Flickr o mi página web, creo que contemplarás instantes, momentos escogidos más que otra cosa. Sin embargo, si contemplas mi proyecto 3Mil, creo que hay un poco de las dos ideas. Puedo empezar con una idea y con una intención determinada y después repasando lo que he hecho puedo llegar a descubrir que he hecho justo lo contrario de lo que intentaba (risas).

Sigo mi instinto fundamentalmente, si quiero hacer una foto, si siento cierto magnetismo entre yo y un sujeto, no me importa lo que suceda, voy a hacer la foto en cualquier caso, sin limitaciones de ningún tipo. No me constriño ante ninguna idea.

814501977_6565_113441701432531167

© Levi Shand

CSP: – Centrándonos en el proyecto 3Mil, fusionas dos de tus pasiones que son la escritura y la fotografía. Lo empezaste en Madrid, pero ahora estás en EEUU (Sant Louis, Chicago…) Todavía te queda la mitad del proyecto, ¿cómo ves su evolución?

LS. – Considero que el proyecto es una mirada a la evolución de un fotógrafo joven, aunque también representa la historia de un choque de culturas. Antes de salir de EEUU, ya estudié el fenómeno y lo entiendo como una curva, una parábola. Cuando comencé, vivía en Madrid, era un extranjero y todavía me sorprendían algunas cosas del carácter español, pero conocía la ciudad, tenía mis amigos, me sentía bien y muy cómodo… Y cuando volví a EEUU, a mi propio país, sentí todo lo contrario. Pero para mí, es muy interesante, porque aquí he pasado épocas de tristeza y de miedo y de disgusto, rechazo… Espero que todo eso se transmita en el proyecto, ya que quiero que cuando lo revisite pueda ver cómo reaccioné a todos esos cambios. Por todo ello, creo que tiene su valor porque es una reacción a ese cambio.

CSP: – Un cambio que no ha cesado, ya que visitando tu página web, he visto que has cambiado tu propia definición, “street photographer” ha desaparecido por la de “photographer”. También antes tenías las categorías de “street” y “abstract”, y ahora simplemente tienes las categorías de blanco y negro y color. ¿Te has cansado de la etiqueta o huyes de quedarte anclado?

LS. – Bueno, soy street photographer, pero antes de eso soy fotógrafo. Puede que la etiqueta street se haya desgastado un poco. Pero, personalmente, he revisado los tipos de fotos que he estado haciendo y me he percatado que hago más que un único género de fotografía. Si en un futuro desarrollo otros proyectos, tengo que tener un sitio para que la gente vea qué hago y las etiquetas no va a funcionar. Yo hago más que street, por eso he cambiado mi definición a photographer simplemente, de esta manera, puedo incluir street y bodegones encontrados y abstractos sin preocuparme de si es street o no lo es para poder incluirlos en mi portfolio.

16

© Levi Shand

CSP: – Eres administrador de los grupos The Edge: Contemporary Street Photography y Street Focus, ¿cómo percibes la escena de la street photography?

LS. – Está creciendo y cada vez más fotógrafos que se definen como street photographers. E imagino que, como en todo, cantidad no quiere decir calidad, ya que no hay muchos que estén empujando el género. Por supuesto que los hay muy buenos, aunque veo las mismas fotos diariamente. Creo que hay fotógrafos que están como congelados o detenidos en su propio estilo, así que no estoy seguro que el hecho de compartir fotos diariamente en las redes sociales sea positivo para un fotógrafo como una forma de crecimiento.

CSP: – Pero, es una buena forma de darse a conocer…

LS. – Hay muchas personas volcadas en la difusión de sus fotos y su nombre, haciendo amigos y ganando su pedacito de fama, pero personalmente creo que la fotografía es trabajo. Además de todo esto, que está bien, el fotógrafo debe considerar que tiene que crecer, que tiene que cambiar y desarrollar a través de una serie de etapas de crecimiento.

CSP: – ¿No crees que la popularidad en las redes sociales sea importante?

LS. – Hay mucha gente que empieza bien, tiene suerte y comienza a ser seguida por otros muchos, pero para mí no ha sido así. Yo empecé bastante bien, valorando mucho los likes y los comentarios. Pero este año, estoy realizando una tarea más introspectiva, me pregunto ¿esta foto merece la pena? ¿es una copia de otra foto? ¿es una foto mía? ¿puede funcionar como un símbolo de progresión y de crecimiento? Esto es más duro porque no tienes apoyos externos. Este es el reto, quedarse contento con el trabajo sin felicidades, sin pequeños premios dados por tus amigos. Descubrir, si puedes apoyarte en ti y por ti mismo.

© Levi Shand

CSP: – ¿Qué visión tienes de la fotografía en España?

LS. – Creo que ha estado muy determinada por la dictadura franquista y no para bien. Me parece que la fotografía en España ha crecido desde una visión más tradicional, más bien congelada, ya que el tipo de fotógrafo que te podías encontrar aquí era un fotógrafo tradicional y de profesión con un estudio y con alguien auxiliar o asistente o a alguien ya más cercano al fotoperiodismo haciendo fotos de eventos, de deporte… El mercado de la fotografía artística parecía como algo muy secundario. Es cierto que la mayoría de las fotos que he visto de street o de documental de España durante el siglo XX eran de extranjeros, de gente que venía a España y que retrataban la vida de aquí. Pero, afortunadamente, se está haciendo una labor de recuperación de la memoria, redescubriendo que había gente española haciendo fotos de la calle y de la vida tal y como era.

CSP: – ¿Y sobre la street photography en nuestro país?

LS. – Considero que por vez primera hay fotógrafos y fotógrafas que están mirando hacia afuera de España, dejándose influenciar por otros fotógrafos para sus trabajos y proyectos. Eso hasta hace poco no era muy posible. En las redes sociales, tengo a muchos amigos españoles que están siempre compartiendo artículos, álbumes, galerías de fotógrafos internacionales. Sin embargo, creo que todavía tiene mucho campo para desarrollarse convenientemente y que todavía se encuentra por unos pasos por detrás de Europa, aunque es cierto que está creciendo rápidamente.

Fez

© Levi Shand

CSP: – Esto nos lleva al nacimiento al grupo fotográfico que fundaste en España Crisol Street Photography. En un principio, lo que quieres es conectar con otros fotógrafos, hacer algo distinto a lo que es ahora. ¿Cómo has visto la evolución de Crisol?

LS. – En un principio, Crisol estaba más enfocado hacia la educación y la práctica, a la propuesta de retos fotográficos, pero ha crecido y ha cambiado. Es cierto que hay mucha práctica y muchas visitas a exposiciones, pero el elemento social se ha instaurado como vital e integral en su funcionamiento. No quiero decir que el grupo haya perdido la visión de crecimiento y evolución de los fotógrafos como uno de sus aspectos más importantes, pero puede ser que yo no haya tenido en cuenta suficientemente ese elemento.

Cada persona necesita en un momento distintas cosas. Hay una etapa cuando un fotógrafo necesita pertenecer a una comunidad y hay otras etapas cuando un fotógrafo se hace más personal y cerrado. Se convierte en más introspectivo. Creo que un grupo como Crisol está bien durante una etapa y es saludable dejar un grupo así cuando el fotógrafo no recibe lo que necesita.

CSP: – Rudolf Arnheim y Myron Barnstone fueron los dos autores que destacaste a la hora de fundar el grupo Crisol Street Photography, que personalmente jamás había escuchado.

LS. – Sí, mi idea con Crisol era “menos aula y más práctica”. Barnstone es un pintor y por lo tanto reflexiona mucho más sobre dónde poner el qué en el encuadre, sobre el porqué y cómo. También incide en la luz y sus tipos y qué significados pueden destacar. Personalmente, creo que el estudio de la composición potencia la búsqueda de soluciones propias. Porque inevitablemente vas a encontrarte barreras y obstáculos y en base a tu formación tienes que ir saltándolos. De esta manera, creces mucho más, aunque sea más lento. Si alguien te está enseñándote exactamente cómo superar cada problema cuando surge, me da la impresión que eres como un niño pequeño desvalido.

Con práctica, con fundamentos teóricos y de una manera más plástica, tienes la oportunidad de crecer a tu manera, desarrollando tu propia voz dentro de un entorno más natural dependiendo de cada persona. El objetivo es no crear robots, un conjunto de gente haciendo la misma cosa. Cada uno tiene su velocidad de crecimiento y su propia manera de crecer.

Conference

© Levi Shand

CSP: – Sobre el proyecto Lavapiés, en Crisol trataste de coordinar un trabajo colectivo basado en la gentrificación, ¿crees que los fotógrafos deben implicarse en el barrio o simplemente cazar esos momentos?

LS. – Me gusta la idea de Bruce Davidson de que “la fotografía es comunidad.” Si los fotógrafos haciendo un proyecto de estas características, no consiguen hacer algo integral dentro de la comunidad, pueden quedarse como desenfocados, puede ser que estén engañándose y perdiendo una oportunidad de marcar la diferencia dentro de ella. Por ello, creo que es importante que los fotógrafos se impliquen en la comunidad donde estén trabajando, hablando con los dueños de los negocios, con la gente que transita las calles… Que les escuchen y puedan transmitir todas esas historias con otro punto de vista.

CSP: – Pero esto ya no sería street, sería fotografía documental.

LS. – Eso es. Pero, no tiene que ser blanco y negro tampoco. La fotografía documental funciona bien como maridaje con otro tipo de fotografía como la espontánea o la fotografía arquitectónica. Las tres forman una familia de un estilo. Puede funcionar perfectamente bien si todas las formas trabajan juntas.

De repente, como sólo las mascotas lo saben hacer, aparece “Bug” el perro de los padres de Savannah para reclamar la atención de nuestro entrevistado. Savannah ha estado acompañando a Levi – ¿o fue al revés? – durante los años en los que comenzó sus viajes por todo el mundo y es precisamente ella la que vuelve a interrumpirnos cuando le llama para contarle cómo le ha ido una entrevista de trabajo en Chicago. El futuro, siempre esquivo, parece aclararse a estos dos viajeros que sin duda dejaron una pequeña impronta en los aficionados a la fotografía de Madrid. Mucha suerte amigos, a buen seguro que os echaremos de menos.

Levi by Emerty Wolf

Levi – © Emerty Wolf

This entry was posted in Interview.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

*
*